Actualidad

Nuestro día a día
Tercera parada: "el país de la eterna primavera"

26 febrero de 2015

Tercera parada: «el país de la eterna primavera»

Llegamos a Guatemala desde el Occidente de El Salvador de la manera que se suponía era la más rápida: en Autobús. Y decimos que se suponía porque al poco de pasar la frontera nos encontramos con una manifestación campesina que pospuso nuestra llegada a la capital unas 4 horas.

Pero como lo importante no es como se empieza sino como se acaba, intentamos recuperar el tiempo perdido y nos fuimos directos a nuestra primera parada: Anacafé.

Allí nos recibió su presidente Miguel Medina que nos explicó la labor que desarrolla la Asociación Nacional del Café de Guatemala con su casi 14.000 asociados, que a su vez representan a los cerca de 90.000 productores de café del país.

Después con Carlos Muñoz, Coordinador del Laboratorio Sensorial y Master Cupper , realizamos una cata de cafés de diferentes zonas productoras del país ( en Guatemala tienen hasta 8 zonas cafeteras diferenciadas con perfiles de taza propios). También visitamos la Escuela de Café donde su amplia formación abarca desde el tueste de café, cata y técnicas baristas (es la prima vez que vemos una Marzocco Strada MP en una escuela Barista) y disfrutamos de unos intensos espressos con uno de sus alumnos que en breve se presentará al campeonato nacional.

Salimos de Anacafé con ganas de descubrir alguna de esas zonas cafetaleras y de visitar a los 3 tipos de productores que representan a esos 90.000 que hay en el país: los pequeños productores ( son el 80% de ellos y básicamente producen y procesan sus cafés en los patios de sus casas), los medianos y los grandes.
Finalmente centramos nuestra búsqueda en dos de esas zonas geográficas delimitadas: la de Atitlan y la de Huehuetenango.

En la zona de Atitlán, que posee el suelo más rico en materia orgánica del país conocimos a Alex Herrera, que con dos fincas a ambos lados del volcán Atitlán, sigue el trabajo iniciado por su padre ( pocas veces hemos visto fincas tan bien manejadas que las de Alex) centrándose en mejorar la ya buena cálida de sus cafés y experimentando con nuevas variedades y procesos.

Dejamos a Alex y bordeando el espectacular lago Atitlán llegamos a nuestra segunda parada: Huehuetenango. En esa zona se producen cafés a alturas que llegan a los 2000 metros, con unas condiciones perfectas para la producción de grandes cafés ( de aquí ha salido el ganador de 8 de las últimos 9 concursos de la Taza de Excelencia de Guatemala). En Huehuetenango visitamos a pequeños y medianos productores (lo que nos llevo a superar altitudes de 3000 metros), y catamos algunos cafés que mostraron los perfiles propios de la zona: acidez fina e intensa, cuerpo pleno y notas ligeramente avinadas.

Nos vamos de Guatemala con un gran sabor de boca y con unos buenos lotes que cubrirán el vacío que teníamos en nuestra lista de cafés del «país de los volcanes».

Cesta de la compra

No hay productos en el carrito.

Información importante sobre cookies
Este portal web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies. Configurar