Lo
esencial

¿Crees que sabes todo lo que hay que saber sobre el café? ¿Te has preguntado alguna vez qué hay detrás de una taza de café? En esta sección te mostramos todos los procesos, además del tueste, por los que pasa el café hasta llegar a la taza final. Esto te ayudará a descubrir todos los factores que afectan al perfil en taza de un café y a profundizar en su apasionante mundo.

Cómo preparar café en cafetera italiana

La Cafetera Italiana, también llamada Cafetera Moka, utiliza la presión del agua hirviendo para la extracción, factor que concentra aún más el sabor del café (la concentración de solubles en el café resultante es alrededor de un 4%), aunque no llegue a los niveles de un expresso. El tamaño de la cafetera importa, ya que las cafeteras de pocas tazas son las que hacen mejor extracción.

El punto ideal de molienda dependerá del tamaño de la cafetera, pero en general ha de ser más bien fino unos 3 puntos más grueso que para expresso (con la textura similar a la del azúcar), si lo que se quiere es conseguir un café con mucho cuerpo e intensidad. Como siempre, asegúrate de que todas las partes de la cafetera están limpias.  A partir de aquí, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Precalienta el agua hasta unos 90º C. en una olla o en un calentador de agua eléctrico. Al utilizar agua caliente aceleramos el proceso y nuestra moka pasa menos tiempo expuesta al calor.
  2. Llena la base de la cafetera con esa agua caliente hasta el nivel exacto de la válvula interior.
  3. Coloca el filtro en el interior de la base y llénalo de café y distribuye de manera homogénea dentro de todo el cacillo.  Si el café ha sido molido a un punto de molienda correcto, no debes prensar o presionar el café.
  4. Enrosca las dos partes de la cafetera y colócala en la estufa a un fuego medio y deja la tapa abierta para ver la evolución de la extracción.
  5. El café deberá salir despacio con un color marrón rojizo al inicio creando un poco de crema, luego más oscuro y con un flujo constante. Cuando el color empieza a clarear y aparecen burbujas, cierra la tapa, retira la cafetera del fuego y ponla debajo del grifo con agua fría para parar la extracción.
  6. Revuelve el café con una cuchara, sírvelo y disfruta.

Cómo preparar café en cafetera italiana

La Cafetera Italiana, también llamada Cafetera Moka, utiliza la presión del agua hirviendo para la extracción, factor que concentra aún más el sabor del café (la concentración de solubles en el café resultante es alrededor de un 4%), aunque no llegue a los niveles de un expresso. El tamaño de la cafetera importa, ya que las cafeteras de pocas tazas son las que hacen mejor extracción.

El punto ideal de molienda dependerá del tamaño de la cafetera, pero en general ha de ser más bien fino unos 3 puntos más grueso que para expresso (con la textura similar a la del azúcar), si lo que se quiere es conseguir un café con mucho cuerpo e intensidad. Como siempre, asegúrate de que todas las partes de la cafetera están limpias.  A partir de aquí, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Precalienta el agua hasta unos 90º C. en una olla o en un calentador de agua eléctrico. Al utilizar agua caliente aceleramos el proceso y nuestra moka pasa menos tiempo expuesta al calor.
  2. Llena la base de la cafetera con esa agua caliente hasta el nivel exacto de la válvula interior.
  3. Coloca el filtro en el interior de la base y llénalo de café y distribuye de manera homogénea dentro de todo el cacillo.  Si el café ha sido molido a un punto de molienda correcto, no debes prensar o presionar el café.
  4. Enrosca las dos partes de la cafetera y colócala en la estufa a un fuego medio y deja la tapa abierta para ver la evolución de la extracción.
  5. El café deberá salir despacio con un color marrón rojizo al inicio creando un poco de crema, luego más oscuro y con un flujo constante. Cuando el color empieza a clarear y aparecen burbujas, cierra la tapa, retira la cafetera del fuego y ponla debajo del grifo con agua fría para parar la extracción.
  6. Revuelve el café con una cuchara, sírvelo y disfruta.

Cómo preparar café en cafetera italiana

La Cafetera Italiana, también llamada Cafetera Moka, utiliza la presión del agua hirviendo para la extracción, factor que concentra aún más el sabor del café (la concentración de solubles en el café resultante es alrededor de un 4%), aunque no llegue a los niveles de un expresso. El tamaño de la cafetera importa, ya que las cafeteras de pocas tazas son las que hacen mejor extracción.

El punto ideal de molienda dependerá del tamaño de la cafetera, pero en general ha de ser más bien fino unos 3 puntos más grueso que para expresso (con la textura similar a la del azúcar), si lo que se quiere es conseguir un café con mucho cuerpo e intensidad. Como siempre, asegúrate de que todas las partes de la cafetera están limpias.  A partir de aquí, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Precalienta el agua hasta unos 90º C. en una olla o en un calentador de agua eléctrico. Al utilizar agua caliente aceleramos el proceso y nuestra moka pasa menos tiempo expuesta al calor.
  2. Llena la base de la cafetera con esa agua caliente hasta el nivel exacto de la válvula interior.
  3. Coloca el filtro en el interior de la base y llénalo de café y distribuye de manera homogénea dentro de todo el cacillo.  Si el café ha sido molido a un punto de molienda correcto, no debes prensar o presionar el café.
  4. Enrosca las dos partes de la cafetera y colócala en la estufa a un fuego medio y deja la tapa abierta para ver la evolución de la extracción.
  5. El café deberá salir despacio con un color marrón rojizo al inicio creando un poco de crema, luego más oscuro y con un flujo constante. Cuando el color empieza a clarear y aparecen burbujas, cierra la tapa, retira la cafetera del fuego y ponla debajo del grifo con agua fría para parar la extracción.
  6. Revuelve el café con una cuchara, sírvelo y disfruta.

Cómo preparar café en cafetera italiana

La Cafetera Italiana, también llamada Cafetera Moka, utiliza la presión del agua hirviendo para la extracción, factor que concentra aún más el sabor del café (la concentración de solubles en el café resultante es alrededor de un 4%), aunque no llegue a los niveles de un expresso. El tamaño de la cafetera importa, ya que las cafeteras de pocas tazas son las que hacen mejor extracción.

El punto ideal de molienda dependerá del tamaño de la cafetera, pero en general ha de ser más bien fino unos 3 puntos más grueso que para expresso (con la textura similar a la del azúcar), si lo que se quiere es conseguir un café con mucho cuerpo e intensidad. Como siempre, asegúrate de que todas las partes de la cafetera están limpias.  A partir de aquí, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Precalienta el agua hasta unos 90º C. en una olla o en un calentador de agua eléctrico. Al utilizar agua caliente aceleramos el proceso y nuestra moka pasa menos tiempo expuesta al calor.
  2. Llena la base de la cafetera con esa agua caliente hasta el nivel exacto de la válvula interior.
  3. Coloca el filtro en el interior de la base y llénalo de café y distribuye de manera homogénea dentro de todo el cacillo.  Si el café ha sido molido a un punto de molienda correcto, no debes prensar o presionar el café.
  4. Enrosca las dos partes de la cafetera y colócala en la estufa a un fuego medio y deja la tapa abierta para ver la evolución de la extracción.
  5. El café deberá salir despacio con un color marrón rojizo al inicio creando un poco de crema, luego más oscuro y con un flujo constante. Cuando el color empieza a clarear y aparecen burbujas, cierra la tapa, retira la cafetera del fuego y ponla debajo del grifo con agua fría para parar la extracción.
  6. Revuelve el café con una cuchara, sírvelo y disfruta.

Cómo preparar café en cafetera italiana

La Cafetera Italiana, también llamada Cafetera Moka, utiliza la presión del agua hirviendo para la extracción, factor que concentra aún más el sabor del café (la concentración de solubles en el café resultante es alrededor de un 4%), aunque no llegue a los niveles de un expresso. El tamaño de la cafetera importa, ya que las cafeteras de pocas tazas son las que hacen mejor extracción.

El punto ideal de molienda dependerá del tamaño de la cafetera, pero en general ha de ser más bien fino unos 3 puntos más grueso que para expresso (con la textura similar a la del azúcar), si lo que se quiere es conseguir un café con mucho cuerpo e intensidad. Como siempre, asegúrate de que todas las partes de la cafetera están limpias.  A partir de aquí, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Precalienta el agua hasta unos 90º C. en una olla o en un calentador de agua eléctrico. Al utilizar agua caliente aceleramos el proceso y nuestra moka pasa menos tiempo expuesta al calor.
  2. Llena la base de la cafetera con esa agua caliente hasta el nivel exacto de la válvula interior.
  3. Coloca el filtro en el interior de la base y llénalo de café y distribuye de manera homogénea dentro de todo el cacillo.  Si el café ha sido molido a un punto de molienda correcto, no debes prensar o presionar el café.
  4. Enrosca las dos partes de la cafetera y colócala en la estufa a un fuego medio y deja la tapa abierta para ver la evolución de la extracción.
  5. El café deberá salir despacio con un color marrón rojizo al inicio creando un poco de crema, luego más oscuro y con un flujo constante. Cuando el color empieza a clarear y aparecen burbujas, cierra la tapa, retira la cafetera del fuego y ponla debajo del grifo con agua fría para parar la extracción.
  6. Revuelve el café con una cuchara, sírvelo y disfruta.

Cómo preparar café en cafetera italiana

La Cafetera Italiana, también llamada Cafetera Moka, utiliza la presión del agua hirviendo para la extracción, factor que concentra aún más el sabor del café (la concentración de solubles en el café resultante es alrededor de un 4%), aunque no llegue a los niveles de un expresso. El tamaño de la cafetera importa, ya que las cafeteras de pocas tazas son las que hacen mejor extracción.

El punto ideal de molienda dependerá del tamaño de la cafetera, pero en general ha de ser más bien fino unos 3 puntos más grueso que para expresso (con la textura similar a la del azúcar), si lo que se quiere es conseguir un café con mucho cuerpo e intensidad. Como siempre, asegúrate de que todas las partes de la cafetera están limpias.  A partir de aquí, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Precalienta el agua hasta unos 90º C. en una olla o en un calentador de agua eléctrico. Al utilizar agua caliente aceleramos el proceso y nuestra moka pasa menos tiempo expuesta al calor.
  2. Llena la base de la cafetera con esa agua caliente hasta el nivel exacto de la válvula interior.
  3. Coloca el filtro en el interior de la base y llénalo de café y distribuye de manera homogénea dentro de todo el cacillo.  Si el café ha sido molido a un punto de molienda correcto, no debes prensar o presionar el café.
  4. Enrosca las dos partes de la cafetera y colócala en la estufa a un fuego medio y deja la tapa abierta para ver la evolución de la extracción.
  5. El café deberá salir despacio con un color marrón rojizo al inicio creando un poco de crema, luego más oscuro y con un flujo constante. Cuando el color empieza a clarear y aparecen burbujas, cierra la tapa, retira la cafetera del fuego y ponla debajo del grifo con agua fría para parar la extracción.
  6. Revuelve el café con una cuchara, sírvelo y disfruta.

Cesta de la compra

No hay productos en el carrito.

Información importante sobre cookies
Este portal web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies. Configurar