ENVÍO GRATIS A PARTIR DE 60€ DE COMPRA

Carrito de la Compra

Tu carrito está vacío

Continuar comprando

Mauricio Salverría | Apaneca, El Salvador

Hace más de un siglo, Don Manuel Ariz salió de Galicia, y llegó a Ahuachapán, una zona conocida por los lugareños como el lugar de «fuentes altas».

El Señor Ariz tuvo entonces la idea de invertir en pequeñas parcelas cercanas, comenzando con 13,5 hectáreas de un terroir de arcilla y cal que se convirtió en lo que hoy es la finca Villa Galicia.

Hoy en día, Mauricio Salaverría, bisnieto de Don Manuel, continúa con la tradición familiar de cafés especiales con seis pequeñas producciones ubicadas a altitudes entre 1.300 y 1.600 metros. Mauricio invirtió en una planta de procesamiento ecológico dentro de su plantación Villa Galicia y domina perfectamente los diferentes procesos para preparar el café.

Mauricio es un productor de microlotes de extraordinaria calidad. Destaca por sus esfuerzos en innovación, por su respeto al medio ambiente y por unas buenas condiciones a sus trabajadores.

 

EL SALVADOR «VILLA GALICIA» NATURAL Y HONEY

Villa Galicia es una finca de 12 hectáreas de suelo arcilloso y fácil de trabajar.

Para Mauricio Salaverría, los árboles son esenciales en el cultivo del café. Son ellos los que dan sombra, son barrera para el viento y reducen el estrés hídrico de los cafetales.

Las cerezas recolectadas en esta finca son procesadas por dos métodos diferentes: Natural y Honey.

El método de despulpado es crucial para el perfil final de la taza. Un Villa Galicia Natural es muy diferente a un Villa Galicia Honey.

 

 

EL SALVADOR «DIVISADERO» ANAERÓBICO

Divisadero es una finca situada a 1.600 metros de altitud, en las altas colinas de una zona conocida como «camino de flores». En ella se siembra principalmente Bourbon, Caturra, Pacas y Pacamara.

Divisadero tiene una composición de la tierra arcillosa y volcánica que produce cafés de gran calidad premiados en el concurso Taza de la Excelencia.

 

 

EL SALVADOR «HIMALAYA» NATURAL

Himalaya, con 30 hectáreas y a más de 1.500 metros de altura, es la más elevada de las fincas de Mauricio Salaverría. Su granjero original la comparaba con las grandes mesetas del Nepal. 

La altitud y la tierra de composición volcánica de la finca Himalaya son factores esenciales a la hora de definir la alta calidad de este café. Pero lo que realmente marca la diferencia es su proceso de secado natural: en lugar de secarse al sol en camas africanas durante una semana, el café se seca a la sombra durante cuatro semanas. Este lento proceso se traduce en una taza final con gran intensidad en frutas exóticas. 

Su café ganó el CoE (Cup of Excellence) en 2011, 2013 y 2015.